¡No te preocupes, mejor ocúpate!

PDF Imprimir E-mail
Sobre todo las mujeres, tendemos a preocuparnos por muchas cosas a la vez, y eso nos quita eficiencia para ocuparnos de ellas. Familia, amigos, hijos, pareja, problemas económicos, domésticos, laborales, estéticos y más! Todo junto es demasiado.

Un estudio demuestra que utilizamos más de 60 minutos al día en preocupaciones. ¿Puedes creerlo?

Cuando te preocupas lo que haces es adelantarte a los hechos, ocupar tu tiempo antes de que las cosas realmente sucedan y puedas encargarte de ellas.

Al preocuparte lo que haces es mediante pensamientos y conversaciones contigo misma, fingir o reproducir las acciones y comportamientos que tomarás u otros tomarán ante determinadas situaciones. De esta manera te anticipas a ciertos riesgos y anticipas también las consecuencias. Todo esto es pasivo… aún no actúas.

Esto es saludable, pero si las preocupaciones se alargan demasiado en el tiempo, lo que consigues es quedarte pasiva, sin actuar. Malgastas tu energía, tus fuerzas y tus estrategias para estar mejor “preocupándote” por lo que podría pasar, lo que podrían decirte, por cómo podrían actuar.

¡Debes correr riesgos y animarte a actuar! Solo de esta manera verás resultados.

Recuerda que la ansiedad va de la mano de la preocupación, y una se alimenta de la otra. ¡No lo permitas!

Si no te ocupas de lo verdaderamente importante eres responsable de no evitar lo que pueda suceder. De esta manera, no vives en el presente, y verás las cosas pasar.

¡Ponte en marcha hoy mismo y ocúpate de las cosas que valen la pena!

Evita las preocupaciones… al menos por hoy. ¡Sentirás la diferencia!






PDF Imprimir E-mail
 
Comparte tu opinión

Los comentarios deberán ser constructivos. Se eliminarán los comentarios que se consideren abusivos y/o agresivos.


Código de seguridad
Refescar

 
Ingresa - Registrate