No se lo pierda

8 verdades sobre el “punto G”

El punto de Gräfenberg, o punto “g”, es una pequeña zona del área genital localizada detrás del pubis y alrededor de la uretra.

1- Todas lo tenemos. Debes saber que el orgasmo comienza en el cerebro, no en tus genitales. Por ende, estar abierta a descubrir tu punto G es fundamental para encontrarlo. Debes creer que puedes llegar al orgasmo, y de que explorarás tu “punto G”.

2- No es un “botón mágico” que simplemente está esperando a ser presionado para brindar orgasmos, es otra parte del cuerpo que algunas personas encuentran estimulantes, otras no.

3- Descubrirlo no es una tarea fácil por lo que algunas mujeres llegan a creer que no lo poseen… ¡eso no es verdad!

4- Usa toda tu imaginación. ¡No te pongas límites! Repasa las cosas que más te excitan y llévalas a la práctica. No temas, no te avergüences… en el sexo, no hay límites pre-establecidos. ¡Debes ponerlos tú misma!

5- Potencia tu placer. La masturbación, sola o en pareja, normalmente te lleva a los puntos de placer necesarios para el orgasmo, y sobre todo para la estimulación de tus puntos clave. ¡No temas a las caricias! Enséñate y enséñale a tu pareja las cosas que te gustan, las zonas que tienes más sensibles, las cosas que quieres evitar y las que no. La confianza y la comunicación van de la mano con el placer.

6- Sexo oral. Es temido por algunas, practicado por muchas… es una de las maneras más fáciles de llegar al orgasmo.  Es difícil superar el placer que produce la estimulación directa del clítoris, muchas mujeres obtienen su primer orgasmo de esta manera. La lengua es un extraordinario instrumento para estimularte, ¿lo has intentado?

7- Anímate a los juegos sexuales, estimulando tus zonas más plancenteras.

8- Emplea tus músculos. Puedes ejercitarlos realizando adecuados ejercicios.

¡Anímate al sexo placentero!